Lunes, 18 Mayo 2020 23:14

¿Que el INEGI entrará a viviendas a auditar «riquezas» sin orden de cateo?

Valora este artículo
(0 votos)
 
 
Si usted creía que Yeidckol Polevnsky era una cabra en cristalería cuando estuvo al frente de Morena, es que le falta kilometraje y no ha podido ver los niveles de locura que el poder puede generar en militantes y dirigentes del partido gobernante.
 
Mientras los seguidores de Morena son puestos a dieta de sapos para atacar a la oposición y a periodistas acusándolos de golpistas, retrógradas, autoritarias y demás epítetos fraguados por el inquilino de Palacio Nacional cada que abre el pico, el presidente interino de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar, ha salido con una joya que ni a Augusto Pinochet se le hubiera ocurrido.
 
Animado por la militarización del país, Ramírez Cuéllar ha propuesto, con esa boca suya que se han de comer los gusanos, una reforma constitucional que permita al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) ingresar a las casas de los ciudadanos para revisar su patrimonio inmobiliario, a fin de medir la concentración de la riqueza.
 
Eso sí, sin cumplir los requisitos de formalidad y legalidad de este acto de molestia, previstos en el artículo 16 constitucional, párrafos primero y décimo primero, en los que se establece que nadie podrá ser molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, sino en virtud de mandamiento escrito de la autoridad competente que funde y motive la causa legal del procedimiento.
 
El antropólogo zacatecano quiere que el INEGI también tenga la facultad legal de revisar el patrimonio financiero de las personas, en coordinación con el Servicio de Administración Tributaria (SAT), para que cada dos años presente un informe que dé cuenta de la riqueza de cada persona.
 
Para él, ya no es suficiente la medición del ingreso y gasto de las familias mexicanas por deciles, como hace actualmente el INEGI, y con sobrada estulticia señala que el INEGI “debe de tener la facultad constitucional de medir la concentración de la riqueza en nuestro país (porque) tenemos miles de millones de dólares que constituyen una riqueza totalmente inobservada”.
 
Seguramente molesto porque la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, se negó a observar la riqueza acumulada por el director general de la CFE, Manuel Bartlett Díaz, y solo lo evaluó desde que fue redimido por la Cuarta Transformación, el dirigente nacional morenista dijo que medir la pobreza en México es un gran avance pero “ahora se demanda, con urgencia, medir también la desigualdad y la concentración de la riqueza”.
 
Las benditas redes sociales
Visto 154 veces